Una tarde por Trastevere

Alguna vez nos perdimos por las calles de Trastevere. Solamente cruzar el puente parecía entrar a otro mundo.⁠


Esas callecitas llenas de colores tierra, flores y sol eran increíbles. Teníamos hambre porque no habíamos almorzado dando vueltas por la ciudad y nos sentamos a comer una pizza riquísima (sobre la pizza romana ya les contaremos en otro post).

Caminando llegamos a la plaza Santa María de Trastevere y fue como estar en videoclip: un hombre haciendo burbujas, música, niños jugando con las burbujas, los colores, las mil ventanas que daban a la plaza, la fuente, la iglesia. ¡Pura magia!


Seguimos caminando, dando vueltas por este barrio hermoso y al volver a cruzar el puente para irnos, vimos otro videoclip: un chico tocando música, el atardecer sobre el Tíber y fue como si se congelara ese momento. ¡Click! ¡Click!, con los ojos y el recuerdo de una tarde inolvidable en Roma en la memoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s